sábado, 9 de abril de 2011

La pareja ideal

Nasrudin conversaba con un amigo.
—Entonces, ¿nunca pensaste en casarte?
—Sí, pensé —respondió Nasrudin—. En mi juventud resolví buscar a la mujer perfecta.
Crucé el desierto, llegué a Damasco y conocí a una mujer muy espiritual y linda; pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.
Continué viajando y fui a Isfahan; allí encontré a una mujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita.
Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita, religiosa y conocedora de la realidad material.
—¿Y por qué no te casaste con ella?
—¡Ah, compañero mío! Lamentablemente ella también quería un hombre perfecto.
Pablo Coelho

Si todos buscamos una persona perfecta;
siempre estaremos solos.

2 comentarios:

  1. No puedo con la perfección, es tan antinatural.
    Nada como lo imperfecto :)

    ResponderEliminar
  2. Todos somos imperfectos mi querido Dante.
    Podemos hacer obras casi perfectas, pero siempre habrá, quien le encuentre alguna imperfección.

    Saludos Dante.

    ResponderEliminar