jueves, 24 de marzo de 2011

El pájaro y el pez

Todas las mañanas, el pajarito iba hasta el estanque a tomar agua. Mientras bebía, veía al pececillo nadar cerca suyo.

- Buenos días, pajarito.
- Buenos días, pececillo ¿estás dispuesto a conocer el mundo hoy?
- No puedo dejar el estanque y tu lo sabes.
- Tonterías, un día voy a venir y te voy a llevar a conocer el mundo. El aire y el sol son muy buenos para la salud. Te va a hacer bien salir un poco de ese estanque.

Un día, el pajarito vino a tomar agua como todos los días y cuando el pececillo se acercó a saludarlo, el pajarito lo tomó de la aleta y se lo llevó a dar un vuelo por el mundo. Al regresar, lo dejó nuevamente en el estanque.

- ¿Y, qué te pareció el viaje? No me digas que no valió la pena.

El pececillo no contestó...

Moraleja: lo que es bueno para uno, no necesariamente lo es para los demás.


5 comentarios:

  1. Huy me dio pena... pero quizas el pececillo murio feliz conociendo el mundo, quizas su vida hubiese sido muy larga sin ese paseo, pero dentro de ese estanque hubiera muerto sin conocer algo maravilloso...
    Nose, es el otro lado de la historia...
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias por tu visita, me alegra mucho que lo veas de esa manera, yo pienso lo mismo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, es otra manera de verlo.
    No había pensado en eso.

    ResponderEliminar
  4. ¿Ves?, donde menos nos lo esperamos aprendemos algo nuevo. jeje, pero seguro que esto ya lo sabias.
    Basos.

    ResponderEliminar